Cómo implementar un Plan de Negocios en tu empresa

El Plan de Negocio es un instrumento específico de planificación para la toma de decisiones empresariales. Define las etapas de desarrollo de las acciones que deben realizarse para crear y desarrollar un negocio, además de ser una guía que facilita la creación y crecimiento de una empresa.

Esta herramienta no es un simple documento de objetivos e intenciones, se trata de plasmar la esencia del proyecto, identificando fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas (Análisis DAFO)  y  recogiendo todo el plan financiero, sobre todo, en el caso de que necesites financiación.

Un buen plan de negocio debe ser la hoja de ruta sobre la que sustentar nuestro negocio en los próximos años.

El plan de negocio paso a paso

A la hora de crear un plan de negocio, este ha de ser flexible ya que se irá sometiendo a cambios a medida que transcurren los acontecimientos. Se trata de crear un documento que proyecte el futuro de la empresa a partir de una ruta para aumentar sus ingresos.

El plan de negocio constará de los siguientes pasos:

1. Resumen ejecutivo

El resumen ejecutivo plasma tu plan de negocio en un golpe visual (una página), donde podrás ver el perfil y los objetivos de la empresa. Dentro del resumen ejecutivo de tu Business Plan deberás incluir una serie de puntos claves:

  • Misión. A qué se dedica tu negocio.
  • Información de la empresa. Cuándo se formó la empresa, quién la fundó, el número de empleados, su ubicación…
  • Crecimiento de la empresa. Ejemplos dónde se destaque el crecimiento de la corporación (bien sea por datos financieros o de mercado)
  • Productos/servicios. Describe en qué consiste tu materia prima que ofreces.
  • Información financiera. Si buscas algún tipo de financiación, deberás incluir información sobre tu banco y los inversores.
  • Planes futuros. A qué punto te gustaría llevar tu negocio.

2. Descripción de tu compañía

En este apartado has de ofrecer cuáles son los diferentes elementos de tu empresa:

  • La naturaleza del negocio y las necesidades que intenta satisfacer en un determinado mercado.
  • Por qué sus productos/servicios cumplen esas necesidades.
  • Cuál es su buyer persona.
  • Destacar las ventajas competitivas que le aportarán valor a sus clientes.

3. Análisis del mercado

El análisis de mercado ha de recoger una investigación sobre la industria del negocio en el que te mueves, el mercado y tus competidores. Este apartado tendrá en cuenta una serie de puntos básicos para poder ilustrar a la perfección el espacio en el que te desarrollas.

  1. Descripción de la industria. Investiga acerca del tamaño de esta y cuál es su crecimiento histórico; así como sus tendencias, características y principales clientes.
  2. Información del mercado. Has de reducir tu mercado a un tamaño que seas capaz de controlar. Dentro de este análisis deberás de incluir:
    • Distingue tus características. Cuáles son las necesidades de tus clientes potenciales; dónde están ubicados; qué puede influir en la toma de decisiones.
    • Tamaño del mercado. El tamaño del mercado y el crecimiento previsto para éste.
    • Cuota de mercado. Qué cuota de mercado vas a poder obtener en función de diferentes grupos de edad o demográficos.
    • Precios. Define tu estructura de precios, el margen bruto y los descuentos que vas a aplicar.
    •  Análisis de la competencia.  Identifica tus competidores en función de su cuota de mercado y destaca sus fortalezas y debilidades. Además estudia que te diferencia de ellos, cuáles son tus oportunidades de entrar en su mercado, o las barreras, entre otros.

4. Organización y gestión

En función de tu negocio la estructura será de una manera u otra. Encuentra la organización y estructura que mejor se adapte a tu negocio y a su gestión. Además, en este apartado de tu plan de negocio deberás mostrar cómo está organizada tu compañía en cuanto a sus cargos.

5. Productos y servicios

Qué ofreces y cómo va a beneficiar a tu cliente su uso. En este punto del Business Plan incluirás una descripción del producto/servicio, los detalles sobre su ciclo de vida, su propiedad intelectual; así como las actividades I+D que hay en proceso o se tiene idea de trabajar.

6. Marketing de ventas

Cuál es la estrategia de venta que vas a llevar a cabo. Para ello tienes que definir una estrategia global de marketing que recoja la estrategia de penetración en el mercado; una estrategia de crecimiento; los canales de distribución; y las estrategia de comunicación. Una vez hayas determinado estos parámetros, pasa a definir tu estrategia global de ventas en base a una estrategia de fuerza de ventas; y tus actividades de ventas.

7. Financiación

La petición de fondos se realizará exclusivamente si buscas financiación para tu negocio. En caso de necesitarlo ten en cuenta que tu plan de negocios deberá recoger:

  • Tu actual requisito de financiación.
  • Las necesidades de financiación de los próximos años.
  • Cómo se van a utilizar los fondos.
  • Si tienes planes de situaciones financieras estratégicas para el futuro.

8. Apéndice

Es un apartado opcional dentro de tu plan de negocio, éste recogerá información como hojas de vida, permisos o concesiones.

¿cuáles son los errores más frecuentes?

Al realizar el plan de negocio no siempre se siguen las técnicas adecuadas. Conoce una serie de errores comunes a la hora de redactar el Plan de Negocios que deberás evitar.

  1. Lo importante es el contenido. Pese a que a nadie le amarga un dulce, cuanto más visual sea la presentación de tu negocio mucho mejor, cualquier inversor, posible cliente,… va a valorar el contenido por encima de la estética.
  2. No definir el público objetivo de nuestro producto/servicio. Saber a quién nos dirigimos es un punto clave de cualquier estrategia empresarial. Cuanto más especificado esté, mejor podrás desarrollar tu negocio a largo plazo.
  3. Infravalorar a la competencia. Cualquier plan de negocio debe recoger un análisis exhaustivo de la competencia: qué hacen, cómo lo hacen,… así como del estado del mercado en ese momento: si está en expansión, saturado…
  4. No tener un plan B. A la hora de plantear un negocio siempre hay que tener en cuenta todos escenarios posibles, especialmente en las etapas iniciales. El emprendedor debe anticiparse a los posibles imprevistos que puedan surgir.
  5. Realizar previsiones de ventas demasiado optimistas. De nada te servirán unas previsiones ultra optimistas si no se apoyan demanda real y objetiva. Muchos emprendedores confunden ser conservador en las previsiones con ‘pensar en pequeño’, pero nada más lejos de la realidad, ya que unas previsiones acordes con la realidad te permitirán dotar a tu negocio de la flexibilidad necesaria para adaptarse a cualquier entorno económico.
  6. No exponer la viabilidad económica de la empresa. El negocio puede ser rentable, es decir, tiene viabilidad económica, pero no tiene todavía recursos, es decir, viabilidad financiera.
  7. No definir adecuadamente la estructura del capital del negocio suele ser uno de los principales problemas entre los socios de una empresa. Cada uno de los integrantes ha de tener un porcentaje proporcional en función de su participación, no sólo en términos del capital invertido, sino también del trabajo, dedicación y valor que aportan a la empresa.
  8. No reflejar de dónde se va a conseguir los fondos para financiar la empresa. El plan de negocio debe contemplar qué vías de financiación vamos a utilizar, sobre todo en las etapas iniciales. El Plan de Negocio también debe contener una planificación de cómo se van a usar los recursos.
  9. Ignorar la posibilidad de morir de éxito. Hay que tener muy estudiado el modo en que se va a realizar la financiación de la empresa. Si se crece de forma muy rápida, puede darse la situación de no disponer de financiación suficiente para proporcionar los servicios demandados por nuestros clientes.